Escuchad al menos hasta que entona el “Antonio Mea culpa”