¡¡Qué pasada!!

Acabo de hablar con un antiguo amigo que está viviendo en un pueblecito en lo más alto del Pirineo Aragonés. Concretamente en Cerler.
Me ha dicho que desde ayer por la tarde no ha parado de nevar y que la nieve ya llega a la cintura.

La temperatura ya ha bajado de los -20° C y hay vientos polares con ráfagas de hasta 120 km/hora.
Me ha contado que su mujer no ha hecho otra cosa que mirar por la ventana de la cocina todo el día …….

……… y toda la noche.

¡¡Ah!!… y me ha dicho también, que si el tiempo se pone peor, no le va a quedar más remedio que dejarla entrar