- PEDO A PLAZOS: aquel que tiene que ser expulsado en pequeñas dosis, debido a que el expendedor  por diferentes motivos no puede expulsarlo de una sola vez ya que podría quedar en evidencia si las personas que están con él no perciben la calidad del mismo por su ruidosidad. Son limpios y bonachones. Suelen ser expulsados en pequeñas dosis cada 3 o 4 minutos y se efectúa  levantando suavemente una nalga. Lo tiran bancarios, banqueros, ministros y gente de la beautifull people.

By CMM. Extraído de su libro EL PEDO Y YO