PEDO CONSCIENTE: este pedo no se escapa ni se cae, los tiramos voluntariamente. Para ello aprovechamos un momento en el que estamos solos, levantamos suavemente una nalga y ……ZAS   (ahí queda eso). Después trabajamos mejor y más a gusto. No hay excepción, lo tira todo el mundo, pero sobretodo las amas de casa cuando están preparando unas almondigas y no hay nadie a su alrededor. Además, estas amas de casa, no reconocen nunca que se tiran pedos, ya que sus únicos testigos son ellas mismas y algún fontanero que está “desatancando las tuberías”.

By CMM. Extraído de su libro EL PEDO Y YO